jueves, 3 de noviembre de 2016

El testigo en la escuela Santa María



Miraba de frente, veía como la gente gritaba desde la escuela, soldados, obreros, manchas de rojo que demostraban el lamento minero. No entendía como la sociedad humana era tan primitiva, ya que no podían vivir en comunidad, sobre todo cuando soldados apuntaban a mujeres, niños, jóvenes y héroes de guerra. Desesperado trató de defender a una de las mujeres, el soldado lo pateó en la cara y le dijo “Sale perro”, y no pudo hacer más.


0 comentarios:

Publicar un comentario